viernes, 1 de junio de 2007

¿ Charanguita o Guitarango ?

Como se debería llamar a un instrumento que es una guitarra pariendo un charango, con dos brazos, dos clavijeros, dos cajas de resonancia independientes, una dentro de la otra, dos tapas armónicas también independientes pero con distinto espesor y a partir de la misma pieza de madera. Charanguita ( para los anglos sería Charanguitar ) es como el maestro Luthier boliviano Gamboa, quien al parecer fue su inventor, la bautizó.

Mi amigo el músico y antropólogo Francisco Matus me había encomendado hacía un par de años la construción de este instrumento tan único en su especie y cada oportunidad que teníamos para hablar del asunto me preguntaba: ¿ Y cuándo me vas a construir el Guitarango ? a lo que yo respondía :
¿Guitarango o Charanguita?

Yo creo que mi buen amigo había acuñado esta incógnita a partir de un Charango de grandes dimensiones, con caja de madera ahuecada a la manera del Charango moderno al que, al menos los integrantes del grupo holandés Flairck, llaman justamente Guitarango. Es el más grande de esta familia de instrumentos que existe en todos los tamaños imaginables.


Charanguita o Guitarango, sea cual fuera el nombre, lo concreto es que me llevó seis meses concluir lo que podría ser un engendro para un purista, pero ciertamente es un efectivo artilugio que vino a sumar un quinto instrumento a los ya cuatro ( Zampoña, Guitarra, Bombo legüero, Palo de agua ) que ejecuta Francisco ... simultáneamente... en sus performances para los turistas de cruceros que llegan a Santiago desde Valparaíso.

El Charango esta construído en una sola pieza de fresno y comparte la tapa de cedro rojo con la guitarra, la que a su vez está hecha del buen y vilipendiado aromo australiano. Ambos diapasones y puentes están ejecutados en palo rosa hindú, con incrustaciones en una madera con apariencia de piel de leopardo ( me vuelvo a referir a los anglos, que llaman este tipo de madera Leopard Wood ) y hueso de vacuno de los que se pueden hallar calcinados por años al sol entre los cerros de Pencahue, muy cerca de Talca. Particularmente prefiero usar este tipo de huesos porque están más cerca del reino mineral que del reino animal y casi no conservan vestigios orgánicos.

El instrumento suena bastante bien, aunque la guitarra tiene menos volumen en las cuerdas agudas por encontrarse el puente fuera del centro de la tapa armónica y desplazado hacia hacia el borde, donde esta es más rígida. Este detalle se solucionará con la instalación de un transductor en el puente para ser amplificada y adelgazando más el barniz de poliuretano del acabado. Es una experiencia muy excitante interpretar en el, ya que se puede tocar en forma alternada o bien simultánea haciendo rasgueos largos que pasen por ambos cursos de cuerdas, como si se tratase de un solo instrumento, especialmente si la canción está escrita en La menor pues el Charango comúnmente se afina en esta tonalidad, aunque hay otras infinitas posibilidades de afinación.

1 comentario:

Jorge dijo...

Simplemente genial tio.

Saludos.